Amor

añadir alt

Sanar lo propio

En una ocasión trabajé en un asesoramiento en una escuela, donde acompañé a una maestra con su grupo durante varias sesiones. La escuela nos había contactado ya que en este grupo se daban frecuentes problemas de disciplina, que iban aumentando y empeorando el clima de aula y las relaciones a distintos niveles: entre el grupo se daban casos de agresiones, unas explícitas y otras encubiertas, y algunos niños tenían miedo de reaccionar; la relación de la maestra con el grupo estaba teñida de frustración, impotencia y cansancio, ya que después de varios intentos, charlas, asambleas y castigos, la conflictividad seguía latente; la relación con las familias, dados los continuos conflictos en el aula, también sufría de tensión, desconfianza y exigencia. Resulta fácil imaginar en qué estado emocional y de agotamiento se encontraría cualquiera que tuviese que gestionar una situación así....